La historia de Frida Añez en Carabobo a partir de 1950

Este blog nos narra la historia de una mujer que marcó de forma única la cultura en Valencia, Estado Carabobo entre 1950 y 2000

25 de septiembre de 2013

Susana Duijm, Miss Mundo 1955: "Antes la pintaban a uno con delineador el rabito en el borde del ojo, el lápiz labial, un colorete y ya". Susana Duijm también estuvo presente en un almuerzo en la Valencia Cuatricentenaria de 1955.



Susana Duijm: "En mi época no había Osmel"

"Karen me parece una mujer muy hermosa (...) la primera vez que la vi dije: '¡Se parece a Neyla Moronta!'", exclamó la Miss Mundo 1955.

imageRotate
La eterna reina ve positivos los cambios en los concursos (Cortesía)
YOLIMER OBELMEJÍAS |  EL UNIVERSAL
miércoles 25 de septiembre de 2013  07:50 AM
Cuando Susana Duijm, Miss Mundo 1955, vio a Karen Soto inmediatamente dijo: "¡Se parece a Neyla Moronta!", cuenta la primera venezolana y latinoamericana en ser electa la mujer más hermosa del planeta, precisamente, el título que aspira conquistar la zuliana de 21 años, el próximo sábado 28 de septiembre en Indonesia.

-Se coronó Miss Mundo en 1955, pero en aquel momento pocas personas confiaron en que usted ganaría el título. ¿Qué recuerdos tiene de su participación?

-Fue una cosa que yo no esperaba. Primero, porque fui solita y las demás misses, principalmente, Estados Unidos, llegó con un comité de fotógrafos, peluqueras, chaperonas, de todo y las tres latinas estábamos más solas que la una. Yo me equivoqué de fecha, llegué antes de tiempo y agarré publicidad en un periódico que era competidor del concurso. Me sacaban todos los días en primera plana. Yo creo que eso me ayudó muchísimo.

-Pero inicialmente estaba en una posición muy distinta a la de la estadounidense... 

-Sí, pero después llegó un grupo a Londres que fue a buscar un submarino y la tripulación todos los días me mandaba ramos de flores y yo para hacer coco ponía todos los ramos de flores en el pasillo de la habitación (risas).

-Eran tiempos más sencillos... 

-¡Ah no, claro! En esa época no había ni Osmel ni había Organización Miss Venezuela ni cómo te maquillas ni como caminas ni como nada.

-No había ni profesores de pasarelas ni de oratoria...

-No, pero hace poco vi un video donde aparezco desfilando y no vale, yo no desfilaba tan mal (risas).

-En comparación con las participantes actuales... 

-¡Ay no! Yo las veo y me siento enana. Ahorita estaba con Daniela Kosán, Patricia Fuenmayor y María Gabriela Isler, la Miss Venezuela actual, y me sentí enana.

-¿Qué medidas tenía cuando fue al certamen?

-Era súper flaca.

-¿Tenía medidas perfectas?

-No vale, nunca creas en eso. Es el conjunto.

-No se hacían cirugías... 

-No existían cirugías, que yo sepa. Y si las había no estaban al alcance de mi bolsillo.

-Hoy se colocan extensiones y pestañas postizas...

-Antes la pintaban a uno con delineador el rabito en el borde del ojo, el lápiz labial, un colorete y ya.

-Su tipología impactó...

-Era la única con el pelo largo.

-¿Qué aspectos positivos y qué negativos ve en estos cambios?

-Yo pienso que es un motivo para las muchachas para superarse en la manera de arreglarse, de caminar y de explotar un poco la imagen. Todas las niñas desde chiquitas sueñan con ser Miss Venezuela. Y si no son las madres, entonces, quieren que las hijas sean Miss Venezuela.

-¿Ha visto a Karen Soto, nuestra representante este año en el Miss Mundo? 

-A primera vista tiene muchos rasgos de Neyla Moronta.

-¿Cree que tenga chance de ganar? 

-A mí me parece una mujer muy hermosa, tan es así que la primera vez que la vi dije: '¡Oye, se parece bastante a Neyla!', pero con la diferencia de que ella era blanca y ésta es morena.

-¿Cuál es el tipo de belleza que busca el certamen? 

-Han sido muy diferentes los tipos, una china, una hindú, una sueca, una noruega, una puertorriqueña, Pilín León también tiene un tipo diferente al mío. Yo pienso que es cuestión del gusto de los jueces que estén ese día.

@yolimer

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Por favor se cordial y no insultes no debemos exaltar los ánimos de los seguidores.