La historia de Frida Añez en Carabobo a partir de 1950

Este blog nos narra la historia de una mujer que marcó de forma única la cultura en Valencia, Estado Carabobo entre 1950 y 2000

25 de octubre de 2015

Fue el 20 de octubre de 1955, hace 60 años, cuando la belleza latinoamericana comenzó su camino exitoso de coronas. En Londres, la caraqueña se impuso al resto de 20 candidatas y así Venezuela inauguraba una cadena de títulos criollos... Así es recordada la reina madre...

Susana Duijm y los 60 años de su coronación

Fue el 20 de octubre de 1955, hace 60 años, cuando la belleza latinoamericana comenzó su camino exitoso de coronas. En Londres, la caraqueña se impuso al resto de 20 candidatas y así Venezuela inauguraba una cadena de títulos criollos... Así es recordada la reina madre...

por NÉSTOR LUIS LLABANERO  |  imagen: ARCHIVO | LUNES 19 DE OCTUBRE DE 2015

Aunque la prensa londinense titulara Belleza suramericana perdida en la bruma londinense lo que resultó, posteriormente, fue algo distinto. Con aquella primera plana, el tabloide Daily Sketch se refería a Susana Duijm, quien se había adelantado en la llegada al concurso de Miss Mundo. La morena de 1,74 metros y de extrema delgadez desfilaba la angustia de sus 19 años extraviada en el aeropuerto inglés.

Pero, la caraqueña, quien iba por la revancha –había entrado solo como semifinalista en el certamen Miss Universo de Long Beach– no estaba tan perdida. Aquella mujer, de pelo largo,  su rasgo más característico dentro de una generación de candidatas de pelo corto, estaba en el lugar y el momento de su verdad.


Por un lado, el mundo había encontrado en la joven llorosa a la reina de 1955. Por otro lado, los latinos tenían la primera soberana de carácter global. Y, por último, los venezolanos daban a conocer de qué está hecho el ADN de sus mujeres.

Con el triunfo de Susana Duijm es justo decir que, desde entonces, las venezolanas llegan a la vida con una corona puesta en sus cabezas y esto gracias a la herencia de la reina madre que celebra 60 años de coronación. (En la foto que sigue, Susana aparece con las otras cinco Miss Mundo venezolanas: Pilín León (1981), Astrid Carolina Herrera (1984), Ivian Sarcos (2011), Ninibeth Leal (1991) y Jacqueline Aguilera (1995), siendo así Venezuela el país que más ha ganado el certamen londinense).



Así la define, la también Miss Mundo venezolana, pero del año 1981, Pilín León: "Susana es el ícono, el hito, el modelo a seguir. Una mujer trabajadora, con una hermosa familia, que nunca perdió su don de gente, su amabilidad y su afabilidad. Es auténtica, es ella, es Susana Dujim, la Reina Pepiada".

En esta apreciación coincide Iván Dumont, por 15 años fotógrafo oficial del certamen Miss Venezuela, evento de donde surge Duijm en el país pre-democrático: "Para mí, Susana Duijm es el gran ícono de la belleza y quien comenzó la historia de reinas venezolanas en el planeta".

Dumont destaca otros rasgos de la primera reina venezolana en el mundo: "Más allá de sus atributos físicos, que los tiene de sobras, Susana es aún más especial por su calidad humana, su autenticidad y la sonrisa genuina que es la misma que acompaña a los venezolanos en cualquier parte donde estén".

Quizás porque Iván Dumont ostenta el récord de haber registrado en su cámara el mayor número de reinas venezolanas internacionales, tenía en la figura de Susana Duijm una tarea pendiente. "En el mundo de las misses fue siempre una meta", dice con respecto a su portafolio.

Cuando lo logró, recuerda haber quedado extasiado con el encanto del carácter espontáneo, la sencillez y el humor que todavía la distinguen.

"No olvido cuando una vez fui a fotografiarla, pero el estudio quedaba en un quinto piso. Ella, que no entra en ascensores, me comentó: ‘Yo no me monto en ese bicho' y subió las escaleras. Cuando llegó al piso, me dijo, jadeando: "'Manito, dame agua'". Los presentes celebraron sus maneras. Y, de inmediato, la reina se hizo sentir ante el fotógrafo con esta captura de hace cinco años.



"Susana es coherente con su imagen, no hay una pose que disfrace al ser humano. Creo que, en este tiempo, solo la espontaneidad de Norkis Batista establecería un paralelo con lo que Venezuela ha conocido de Susana desde aquella década de 1950".

La historia de Susana, aunque conocida, mantiene aún el atractivo de la superación personal. Muchos la miran como la primera cenicienta del Miss Venezuela, la joven que sin fortuna familiar se impuso en un mundo de llamadas 'niñas bien' .

Susana ha contado que, en su mayoría, sus vestidos de concurso eran prestados, que fue el público quien la coronó Miss Venezuela y que los regalos como reina le fueron negados. En adelante, su anatomía curvilínea sería celebrada en la gastronomía criolla con la reina pepiada, la arepa de pollo y aguacate que recibió tal denominación en una arepera de Plaza Venezuela en honor a la Miss Mundo.

El mundo del cine en México y el modelaje internacionales de París y Nueva York tendrían la atención de Susana Duijm. En Venezuela desarrollaría una carrera en los medios. Se le vio en los primeros programas del reality Bailando con las Reinas. Hoy se ha concentrado en su programa radial De tono a tono con Susana, en el estado Nueva Esparta, donde vive desde hace más de dos décadas. (En la siguiente foto se le ve al lado de Inés María Calero, Jacqueline Aguilera, Tatiana Capote, Nina Sicilia, Piliín León, María Fernanda León, Jictzad Viña y Vanessa Peretti, todas ellas reinas venezolanas).



Pilín León fue la siguiente reina mundial que tuvo Venezuela después de Susana. Lo logró 26 años después y, dada la diferencia en el tiempo, muchos lo vivieron como un hecho inédito. La maracayera habla del récord de Venezuela en títulos de belleza comenzado por Duijm: 

"Yo creo que nos hemos ganado el sitial de honor en los concursos mundiales desde hace muchos años. Nuestras mezclas étnicas son especiales y nos han dado una fisonomía muy característica y, sobre todo, muy internacional. Eso nos distingue y nos define".

Y a Susana la une un vínculo a través del abuelo de Pilín: "Una vez hablamos de cuando ella fue secretaria en una empresa que tenía mi abuelo materno, era muy jovencita y recordada siempre por mi abuelo, a quien le llamaba la atención porque le parecía que la muchacha (Susana) no comía nunca de lo flaca y larga que era. Ella se reía mucho de eso. Mi abuelo era piloto aviador y ella siempre le llamaba 'Capitán'. Cuando yo llegué con mi corona, en el homenaje en Maracay, ella estuvo y el abrazo de cariño con mi abuelo y mi abuela fue de esos que dicen del cariño de años. Para mí fue la nota que nadie vio, pero de las más lindas de ese día".

Susana, madre de tres hijos, vio cómo la mayor, Carolina, intentó el sueño de ser Miss Mundo en el año 1983. Carolina, entonces Miss Apure, obtuvo la banda como primera finalista y la posibilidad de reeditar la corona de su madre. Pero, su suerte fue distinta.

Otra de sus hijas, Marianela Cerruti, también producto del matrimonio de la reina con el argentino Martín Cerruti, dijo una vez para Estampas: "Me encanta que la gente la quiera y siempre le diga mensajes como ‘eres una verdadera miss, tan natural, nunca te hiciste una operación'.



"Es un orgullo saber que su belleza fue reconocida, pero que este reconocimiento se mantiene porque es una mujer impecable y elegante, y por su naturalidad y autenticidad", se satisface Marianela. "Eso la hace más bella aún". Palabra de hija que replica todo un país.

@llabanero

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Por favor se cordial y no insultes no debemos exaltar los ánimos de los seguidores.